calabacín

La crema de calabacín puede prepararse de muchas maneras distintas, como todas las recetas, pero creo que podrían diferenciarse dos maneras de preparar una crema de calabacín.

Por un lado está la receta en la que todos los ingredientes van cocidos en agua o caldo y por otro lado está la forma de prepararla que veremos hoy. En vez de cocer todo directamente lo que hacemos es rehogar (saltear) los ingredientes para darle más sabor a la crema. Esta forma de preparar la crema supone un aumento de las calorías. 

Ingredientes para hacer Crema de Calabacín Fácil (para 2 personas):

  • 500 gramos de calabacín
  • 100 gramos de cebolla (1 cebolla pequeña)
  • 200 ml de nata (mejor si es para montar – 35% MG)
  • Aceite de Oliva
  • Sal
  • Opcional: Picatostes (si tienes problemas con el gluten que sean picatostes preparados con pan sin gluten)
  • Opcional: Aceite de perejil (se prepara triturando en la batidora un poco de perejil con aceite de oliva)

Cómo preparar la Crema de Calabacín

  1. Corta la cebolla muy finamente. Pon en una olla 4 cucharadas de aceite de oliva, añade la cebolla y un cuarto de una cucharada pequeña de sal. Deja que se poche a fuego medio.
  2. Mientras se hace la cebolla pela los calabacines, desecha las puntas y corta a taquitos finos (como este corte de zanahoria). Cuando la cebolla esté caramelizada (muy blanda y con un ligero color a caramelo) añade el calabacín y deja a fuego medio durante 15 minutos removiendo de vez en cuando.
  3. Pasado este tiempo añade la nata líquida, remueve y deja a fuego medio durante 5 minutos.
  4. Luego aparta del fuego y con la batidora tritura todo hasta obtener una crema fina.
  5. Si la crema está muy líquida vuelve a poner al fuego y deja que se reduzca la nata a fuego medio.
  6. Cuando la crema esté a tu gusto prueba de sal y si hace falta añade una pizca más. También le viene la pimienta negra molida así que si te gusta añade también una pizca.
  7. Por último para servir puedes completar esta crema de calabacín con unos picatostes de pan y con un chorrito de aceite de perejil por encima (fíjate en la fotografía) y eso es todo …. fuera de la cocina y a comer!!!

A comer:

Esta crema de calabacín, además de ser muy fácil de preparar, está especialmente recomendada para las noches de invierno que se avecinan. Tomate una crema de calabacín calentita y ya verás como se te queda el cuerpo 😉

Un pequeño truco para que le guste más a los niños (que a veces no quieren tomar verduras) es añadir unos quesitos en porciones (queso blando) antes de batir. De esta manera los niños la pueden tomar como una crema de queso sin saber que están comiendo verduras (cebolla y calabacín).

No tengas prisa en pochar la cebolla, es mejor hacerla a fuego medio y que se vaya caramelizando. Si te entran las prisas y se te quema un poco le daría un sabor desagradable a la crema de calabacín que luego es difícil de arreglar. Por cierto, a todas las cremas les vienen muy bien los picatostes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *